Eclipse Countdown!!!

lunes, 11 de enero de 2010

Capitulo 22 - Cásate Conmigo

La incredulidad y la sorpresa se mezclaban en mí, no podía creer que lo que pasaba fuera verdad. Simplemente me parecía algo increíble, mi rostro era una máscara de absoluto shock, podía ver la sonrisa de Klaus haciéndose cada vez más amplia al ver que yo por fin había entendido de qué se trataba todo esto.
- Y bien, que te parece? - me pregunto Klaus señalando hacia la magnífica casa blanca.
- Es perfecta - le respondí casi en un grito - gracias - y me lance a sus brazos aun gritando.
El me levanto le suelo y giro conmigo mientras me hablaba al oído.
- Que bien que te haya gustado - me dijo en un susurro - en cuento la vi supe que sería la casa perfecta para ti.
- Lo es - le dije riendo. Ya nos habíamos detenido, pero el todavía no me había soltado - muchas gracias.
- Como ya te dije, no quería que te sintieras obligada a permanecer en el castillo - me explico tiernamente - pero tampoco quería que te fueras muy lejos. Así que solo estaba esperando tu decisión, no quiero forzarte a nada.
- No importa - le dije mirándolo fijamente - yo iré allí donde tu estés.
- Entonces te quedaras aquí cerca de mi - me respondió tiernamente - Aro también está de acuerdo conmigo, él fue el que me sugirió este lugar. Cree que te llegarías a sofocar en el castillo, ya sabes que todo es demasiado formal allí. Y pensó que lo mejor sería darte tu propio espacio, un lugar que sea tuyo, pero que también queda cerca del castillo. Así puedes ir y venir cuando quieras.
- Y tú no te quedaras aquí? - le pregunte. Esto era lo único que me interesaba saber en este momento.
- Sabes que no sería correcto - me respondió, pero podía ver en su cara su deseo por quedarse conmigo - aunque seamos vampiros, aun debemos respetar los códigos de etiqueta y todo eso.
- No, no debemos - le dije testarudamente - no me importa, yo quiero que tu estés aquí.
- Amor mío - me dijo suavemente - sabes que lo que más me gustaría en este mundo es permanecer a tu lado por siempre, pero aun sigues siendo una joven mujer soltera y no sería correcto por mi parte.
- Entonces ya no quiero ser soltera, ni tener llevar ninguno de esos ridículos títulos - le dije casi gritando. No sabía que era exactamente lo que quería, pero ciertamente sabía muy bien como tenerlo. Algo me decía que yo podía lograr que el hiciese lo que yo quisiera.
- A que te refieres? - me pregunto él un tanto alarmado. Su rostro era una mezcla de comprensión, sorpresa y alegría; verdaderamente incomprensible para mí.
- No lo sé - le respondí con la voz aun elevada - solo sé que nunca en mi vida quiero alejarme de ti, quiero que vivamos juntos por siempre.
- Tu... - me dijo dubitativo.
Parecía que el estaba entendiendo algo que yo no, no sabía qué era lo que me pasaba, solo que quería algo y lo quería ahora. No estaba segura de que era, pero creía que el sí.
- Alexandra Heines...- me dijo acercándose a mí. El nunca me había llamado por mi nombre completo, es mas creo que ni siquiera lo sabía.
Cuando estaba frente a mí, pensé que me iba a abrazar o algo así. Pero entonces se agacho y puso una rodilla en el piso, de repente todo encajo. Ahora si sabía lo que yo en realidad quería, no tenía dudas sobre eso, pero como era que había tardado tanto en entenderlo?
- Quieres casarte conmigo? - me pregunto sosteniendo una de mis manos y mirándome fijamente. En su rostro no había ni un asomo de duda o miedo, el estaba seguro de lo que estaba haciendo.
Al igual, yo estaba segura de mi respuesta, sabía que iba a tener lo que quería, aunque aun tenía mis dudas de si en realidad sabía lo que quería.
- Si! - le respondí instantáneamente lanzándome a sus brazos - me caso contigo, ahora y siempre. Si, si, si.....y mil veces sí!
Los dos caímos al suelo por el impulso con el que lo abrase, el me abrazo también, nos miramos fijamente mientras que los dos sonreíamos. Se podía ver claramente que él estaba más allá de la felicidad, no había palabras para describir como nos sentíamos o lo mucho que nos amábamos, simplemente nuestras miradas lo decían todo. Fui acercando mi rostro al de él, cada vez más cerca hasta que pude sentir su dulce aliento contra mi piel, sus labios estaban a solo un centímetro de los míos. Nos quedamos así un minuto entero, disfrutando de nuestra cercanía, hasta que él se acerco todavía más y nuestros labios se unieron en un beso. Un beso cargado de amor, que expresaba nuestra necesidad de estar juntos, nuestro amor hacia el otro. Nuestros labios se movían acompasadamente amoldándose a los del otro, nuestros movimientos parecían perfectamente sincronizados. Me olvide en donde nos encontrábamos y de todo lo que había pasado, yo me encontraba en mi pequeño paraíso privado. Después de unos minutos comencé a sentir que la respiración me faltaba, Klaus se dio cuenta y se separado delicadamente de mí, no sin antes darme un beso en la mejilla.
- Creo que lo mejor sería entrar antes de que te desmayes - me dijo en tono de broma, pero parecía que el no quería moverse de mi lado - además todavía te falta ver el resto de la casa.
- Pero yo quiero quedarme aquí - le respondí haciendo un pequeño puchero.
- Amor - me dijo tiernamente - tenemos toda la eternidad para mostros, unos minutos mas no te harán daño.
- Esta bien - le dije, no le podía decir que no a él - entonces vamos a ver mi nueva y acogedora casa.
El se levanto y luego me ofreció su mano para levantarme, comenzamos a caminar hacia la casa, sabía que con cada paso que daba me unía más a él.
Había encontrado mi lugar en el mundo, mi verdadera felicidad, y nada podría separarme jamás de Klaus.
habían pasado ya siete años desde que me mude a la gran casa blanca, y mi vida no podara haber sido más feliz desde entonces. Un mes después de que me mude me case con Klaus, con la bendición de Aro, él fue quien nos caso. Fue una pequeña ceremonia en el patio de la casa, hice que mis padres viajaran desde Londres para poder tenerlos conmigo ese día. Me costó un poco hacer que la guardia se abstuviera de atacarlos, pero no hubo ningún problema, me emociono mucho tenerlos ese día conmigo. Ellos estaban encantados de saber que yo me encontraba bien y de que era feliz, el saber que tenía personas a mi lado que me querían y de que por fin había encontrado el amor de mi vida. También vinieron ese día los pocos amigos que tenia dentro de la guardia, no me llevaba con todos pero si con unos cuantos que fueron los que me ayudaron a sentirme bien al principio. Félix me había perdonado por su derrota y ahora siempre luchábamos para ver quién era el más fuerte, casi siempre era empate porque nos detenían antes de que destruyéramos medio castillo. También conocía a algunos mas como ser Johan que era el mejor amigo de Klaus dentro de la guardia, el fue su padrino en la boda; y Emma que era la pareja de Johan y se había convertido en mi mejor amiga y asesora. Ella me había ayudado con los preparativos de la boda y siempre salimos juntas en pequeños viajes al rededor de Italia cuando Klaus y Johan iban en alguna misión. Después de ellos tres, no hablaba con nadie más, excepto con Aro, Caius y Marcus.
A Aro lo veía casi todos los días en los primeros años, venía a ayudarme con mi entrenamiento, tuve que aprender a controlar todos los poderes que había copiado, y vaya que eran demasiados. Uno de los que más me costó aprender fue el de Klaus, al principio yo pensé que él no tenía ninguna habilidad, pero después el me dijo que tenía dos en realidad. El primero era que él era un excelente rastreador, podía encontrar a quien quisiese en cualquier lado; y el segundo era que el podía controlar las mentes. Podía hacer que cualquier persona hiciese lo que él quisiera, podía hacer que recuerden u olviden cosas, el lo llamaba persuasión inmediata. Después de eso me pregunte si la alguna vez había usado eso conmigo, como por ejemplo para hacer que me quedara aquí, pero él me dijo que nunca me haría nada de eso.
Aun hasta el momento no podía controlar su habilidad completamente, pero ya había aprendido muchas otras más, como ser las de Félix, Aro, Johan y Emma. Johan era un escudo, no podías acércate a nada que él estuviera protegiendo y Emma podía imitar a quien quisiese, con solo ver a una persona podía imitar su imagen a la perfección, claro que solo era un truco mental que te hacía pensar que ella se veía como otra persona, pero era muy útil para infiltrarte en otros lugares.
Casi nunca me enviaban a misiones, a menos que estas fueran muy difíciles o peligrosas, y siempre que iba me acompañaba Klaus. No me gustaba cuando teníamos que ir a castigar a alguien, pero entendía que teníamos que tener respeto por nuestras leyes, eran lo único que nos mantenía en el anonimato.
También se habían unido a nosotros un par de hermanos hace unos pocos años, fuimos con Aro a salvarlos, los estaban quemando en la hoguera, pero Aro creía que ellos tenían habilidades, así que terminaron masacrando a una aldea entera. Al principio pensé en ayudarlos a sentirse cómodos con nosotros, pero luego desistí, eran de lo más fríos y crueles, no exactamente del tipo del que te puedes hacer amigo.
Eran dos gemelos, el hombre, Alec, era bastante callado y siempre seguía su hermana; el tenia la habilidad de cortar todos los sentidos así que no me costó mucho poder aprender a hacerlo. En cambio su hermana, Jane, podía hacerte sentir dolor, un dolor que apenas se podía soportar, copiar eso me llevo mucho más tiempo.
Yo nunca les hablaba si podía evitarlo, especialmente a Jane, parecía que tenía una aversión hacia mí, aunque no sabía el motivo. Una vez peleamos, cuando ella uso sus poderes en mí, pero yo ya había dominado el de ella así que le hice lo mismo, eso hizo que me odiara más que a la vida misma. Así que nunca estábamos en la misma habitación si podíamos evitarlo, aunque Aro intento que nos entendiéramos nunca funciono.
Aparte de eso, mi vida era perfecta, no me importaban ellos dos, tenía a más personas a mi lado que me querían y apoyaban. O al menos eso era lo que yo creía.
Un día me puse a pensar que lo mejor sería irme un tiempo, no era que no quisiera seguir en la guardia, solo que había pasado tanto tiempo aquí que me sentía un poco atrapada. Quería ir a visitar a mis padres, vivir un tiempo con ellos, recientemente me había llegado una carta de mi madre diciendo que mi padre había tenido un accidente y que se encontraba muy mal. Yo necesitaba irme cuanto antes, sabía muy bien que mis padres no durarían para siempre y necesitaba aprovechar el poco tiempo que les quedaba conmigo. Le dije lo que quería a Klaus y él me apoyaba, pero pensaba que lo mejor sería decirle a Aro. Esa era la parte difícil, no sabía cómo se lo tomaría el, no creía que tuviera ninguna objeción pero yo era como su propia hija y suponía que él no querría que yo me alejara, eso sin contar con que yo era el mejor arma de los Vulturín aparte de Jane.
Tuve que armarme rápidamente de valor, con la vida de mi padre pendiendo de un hilo no tenía mucho tiempo que perder. Pedí una audiencia con Aro, Caías y Marcus, esto les concernía a los tres.
Klaus se ofreció a acompañarme, pero Aro le dijo que no, que la audiencia debía ser solo conmigo. Cuando Aro dijo esto sabía que estaba sospechando sobre mis intenciones, el nunca había impedido que Klaus estuviera a mi lado.
Ese día Klaus se fue a otra misión, así que me fui al castillo sola, llegue ante las puertas del gran salón, recordando la última vez que había tenido una audiencia allí. Las puertas se abrieron y yo camine hasta el medio del salón, los tres estaban sentados en sus respetivos tronos, y había muchos más guardias de lo normal apostados a ambos lados. Esto me parecía muy raro, pero yo jamás había desconfiado de Aro desde el día en que me uní a ellos. Pero mi vida estaba a punto de desmoronarse y yo todavía ni siquiera lo sospechaba

6 comentarios:

Anne Swan dijo...

No no no y no!!!!!!

Tengo el presentimiento de que algo muy malo va a pasar, porfa pase lo que pase no seas mala y que Klaus no muera eso sería muy cruel, así que no lo hagas!!!!!!!!

Pd.- Creo que deberias revisar más seguido tu "correo"

Bye ;)

Vaal<3 dijo...

noo no nono nonononononononononononononononooooooo!!
malaa malaa T.T
mee dejas con la duda (UU)
pliss plsiss pliss
quee le pasoo a alex??!!
quee!!?? aaah T.T
mee comee la duda!!
publicaa prontoo plis!!
me encantoo el capp n_n
Bss; Vaal<3

Geraldine dijo...

Hola
me encanto el cappp
q lindo q se casaron
plisss q no pase nada malooo
tengo la ligera impresion de q va a pasar algo muii malo
o q Klaus se murio o algo
pliss q no se asi q a Klaus no le pase nada malo

Bye Renueva pronto
XOXO

Ariane dijo...

Ok, sorry Anne lo voy a revisar en este momento!!!

Atte
Ariane
XD

Rosemmett dijo...

mmmm..noooooooooo..
qee le pasoo a Klaus..
maldiitos Vulturiis egooiistas..
nada mas haciiendo destrosos.. por favor..
no dejes qee le paso algo malo a Klauus..!!!

publiq pronto

alex!! dijo...

se conocian desde hace dos dias antes de qe klaus le pidiera matrimonio???
O.o WOW..
me gusta mucho esta historia
wiii
Me gusta la forma en qe escribes
sigue publicando profis :)
yo igual tengo presentimiento de qe algo muy muy malo va a pasar..
hmm espero qe no
bno t dejo
noS leemos pronto
Byebye :D