Eclipse Countdown!!!

miércoles, 6 de enero de 2010

Capitulo 21 - Quiero Quedarme Aqui

Estaba absolutamente feliz, me sentia como si flotara, parecia que lo que estaba viviendo era solo un sueño. Pero yo nunca podria imaginarme un momento tan perfecto asi que sabia que esto no era un sueño, Klaus tan cerca de mi, con nuestros rostros a tan solo centimetros. Estaba segura que el estaba a punto de besarme, cuando un golpe en la ventanilla del carruaje nos sobresalto.
Klaus rapidamente se separo de mi con una sonrisa, abrio la puerta y el chofer se acerco.
- Señor Klaus ya hemos llegado - le dijo el chofer. Yo ni siquiera me habia dado cuenta que nos habiamos detenido.
- Gracias Rupert - le respondio Klaus - podrian ir llevando nuestro equipaje por favor.
- Por supuesto Señor - le dijo el chofer - Ah y ya me avisaron que todo esta listo.
- Perfecto - le respondio Klaus - en un momento vamos.
Luego el chofer hizo una pequeña reverencia y se dirigio a la parte de atras del carruaje, pude oir como descargaba lo que parecia ser "nuestro" equipaje, pero yo no entendia nada. No habia traido nada conmigo mas que la ropa que llevaba puesta.
- Bueno ya llegamos - me aviso Klaus - tu sorpresa te espera.
- Estoy impaciente por saber que es - le dije con una sonrisa - pero te puedo preguntar algo antes?
- Claro lo que quieras amor - me dijo tranquilamente sonriendo. Me tomo desprevenida que me llamara "amor" por primera vez, seria un poco dificil acostumbrarme a eso, pero me gustaba como sonaba.
- Se podria saber como es que tengo equipaje? - le pregunte sonriendo.
- Me tome la libertad de comprar algunas cosas para ti - me respondio un poco nervioso - queria que todo sea perfecto y tambien que sea una verdadera sorpres, asi que era mas facil comprar lo que necesitabas a decirte que empaques, no lo crees?
- Si, en eso tienes razon - le dije en un ligero tono de reproche - pero no tenias porque hacerlo, tengo mi propia ropa.
- Si, y tambien la traje, junto con las cartas de tus padres - me dijo despacio - pense que las querrias tener contigo.
- Las trajiste? - le respondi casi gritando -gracias, gracias, gracias - agregue aun mas fuerte, y mientras decia esto me abalance para abrazarlo.
- Si hubiera sabido que reaccionarias de esta manera te lo hubiera dicho desde un principio - me dijo riendo y abrazandome tambien - creo que vamos a volcar el carruaje.
- Oh lo siento - le dije separandome de el un poco ruborizada - pero es que me parece muy considerado de tu parte, ademas estas cartas son lo unico que me une a ellos.
- Si, crei que eran muy importantes para ti - me dijo agarrando un mechon de mi cabello y poniendolo en su lugar - y bueno cambiando de tema. Creo que deberiamos ir, supongo que la intriga por saber cual es la sorpresa te esta carcomiendo no?
- Si, y mucho. Me muero por saber que es de una vez - le respondi sonriendo - entonces, vamos?
- Por supuesto - me dijo.
Klaus abrio la puerta y bajo primero, luego se dio la vuelta y me ayudo a bajar. En cuanto baje me quede pasmada, lo que veia ante mi parecia un cuento de fantasia. Ante mi habia un camino bordeado con abedules estos estaban adornados con cientos y cientos de velas que colgaban de las ramas. Otro ciento de velas bordeaba ambos lados les pequeño camino, y al final se encontraba una imponente mansion blanca. Esta era espectacular, con molduras en el borde de los tejados, de dos pisos y con un balcon que asomaba al lado izquierdo. Se veia bastante grande, pero por alguna razon a mi me parecia acogedora. Klaus noto la cara de asombro que ponia al ver la majestuosa casa y solto una pequeña risita ahogada.
- Te aseguro que es mucho mas hermosa por dentro - me dijo con un tono bromista, aun tratando de contener la risa.
- No lo creo - le conteste - es preciosa. Tu te tomaste el trabajo de hacer todo esto? - le pregunte señalando el camino de velas.
- Si, pero no es una gran trabajo - me contesto - quiero decir, no es que las velas hayan sido pesadas ni nada de eso.
- Pero debiste de haber tardado - le discuti.
- Bueno entonces tengo que admitir que tuve un poco de ayuda - me dijo sonriendo - es mas rapido venir corriendo que desde el castillo que en carruaje, asi que casi todo estaba listo cuando llegue.
- Viniste corriendo desde el castillo? - le pregunte asombrada.
- Si, tenia que asegurarme de que todo estuviera perfecto - me respondio - en cuanto te deje, tuve que apresurame para poder venir y luego llegar al castillo a tiempo. Suerte que te tomaste tu tiempo alistandote.
- Si, me distraje un poco - le dije riendo - ah y por cierto, queria preguntarte algo.
- Que cosa? - me dijo con curiosidad.
- Tu preparaste el baño no es cierto? - le pregunte.
- Si, mientras dormias - me explico - pense que te haria bien relajarte un momento.
- Si gracias por eso - le dije - pero lo que en realidad queria saber era, como sabias que el sandalo es mi perfume favorito?
- Lo es? - me pregunto con sorpresa - no lo sabia, pero personalmente a mi tambien me gusta el sandalo. Tiene una escencia tan tranquilizante, por eso es que mande a plantar algunos en el jardin trasero.
- Muchas gracias - le dije y lo abraze efusivamente.
- De nada - me respondio correspondiendome al abrazo - queria que esto fuera muy especial para ti, quiero que te sientas como en casa.
- A que te refieres? - le pregunte separandome un poco de el.
- No esperabas vivir para siempre en ese lugubre castilo no? - me respondio con otra pregunta, confundido.
- No, claro que no - le dije pero aun no entendia a que se referia - pero tampoco pensaba que me quedaria en Volterra.
En cuanto las palabras salieron de mi boca pude ver la cara de desilusion de Klaus, el en verdad creia que me quedaria aqui. No podia decirse que yo era la que queria irme, al contrario, me moria por permanecer mas tiempo al lado de Klaus. Pero la verdad despues de meditar un poco sobre esto, me di cuenta que los Vulturi no me dejarian quedarme, en especial cuando lo unico que veian en mi era una amenaza. Debia explicarselo a Klaus, que parecia no entender a que me referia, no queria que sintiese que yo era la que queria alejarme.
- No me malinterpretes - le dije con un tono que denotaba ternura - no es mi deseo irme, pero creo que ellos no me dejaran quedarme cerca - agregue remarcando la palabra "ellos", sabia que Klaus entendia a quienes me referia.
- Que? - me pregunto, con una mezcla de sorpresa e ironia - esa es tu unica razon para irte? - agrego con un mas ironia en su voz y una sonrisa un tanto burlona.
No entendia su reaccion, por que esa ironia? Acaso habia algun chiste que me habia perdido?
- Si esa es la razon - le respondi secamente. Su tono estaba empezando a molestarme, pero al ver su sonrisa me calme.
- Entonces no hay problema - me dijo riendo - todo esta arreglado!
- Que es lo que esta arreglado? - le pregunte, ahora si creia que el habia perdido la cabeza - no entiendo? Podrias explicarme de una vez, porque en serio esta comenzando a preocuparme tu salud mental.
- Lo siento - se disculpo dejando de reir y mirandome fijamente - por un segundo me deje llevar por la emocion.
- Querras decir por todo un minuto! - le dije sarcasticamente.
- Lo siento. No te enojes amor - se disculpo otra vez. Pero esta vez el oirlo llamarme asi me desarmo totalmente, yo jamas podria enojarme con el.
- No estoy enojada - le dije sonriendo - es solo que quisiera que me explicaras a que te refieres.
- Bueno, pero esta vez me prometes no interumpir? - me pregunto sonriendome otra vez - eres muy impaciente.
- Lo prometo, no voy a decir absolutamente nada - le dije tapandome la boca con ambas manos.
- Esta bien, yo me referia a que si que los Vulturis son tu unica objecion para irte, entonces no hay problema - me explico tranquilamente - Ellos no quieren que te vayas, les parece que lo mejor es tenerte cerca.
- Exactamente - le dije casi gritando - quieren tenerme aqui, para asi poder vigilarme!
- Prometiste no interrumpirme - me reclamo pero sin dejar de sonreir - podrias dejar de sacar conclusiones tan apresuradas? Ellos no te quieren aqui para vigilarte!
- Entonces para que? - le pregunte curiosa.
- Ellos piensan que tu tienes un don extraordinario, y que con algo de entrenamiento podrias ser todavia mejor - me explico - Aro cree que el puede ayudarte a perfeccionarlo, ademas esperan que tu te unas a nosotros.
- Unirme a ustedes? - le pregunte asombrada, eso no lo podia creer. Solo a los mejores se les permitia unirse a ellos y yo ni siquiera podia controlar lo que hacia, eso seria un honor para cualquier vampiro normal. Pero yo no lo era, de hecho era es eslabon mas debil de la cadena, bueno dentro del mundo vampirico claro esta. Dentro de la guardia yo no podria competir contra adversarios mucho mayores - por que yo? Ni siquiera puedo mantenerme viva a mi misma, peor luchar contra alguien mas. No le veo el caso en reclutar a alguien tan debil, y si es por el don que tengo, la verdad es que no le veo mucha utilidad.
- Todavia no lo entiendes - me dijo acariciando suavemente mi rostro - no importa la fuerza fisica. Tu don puede que sea uno de los mas raros que cualquiera de nosotros hayamos visto, y puedes estar segura de que hemos visto bastantes, y cada uno de esos puede ser tuyo con tan solo un poco de practica. Puede que en este momento no estes segura de eso, pero yo se que podrias ser la mejor entre todos nosotros. Solo necesitas quedarte aqui, yo te ayudare, por favor.
- No lo se - le respondi un poco abrumada por toda la situacion - tengo que pensarlo.
- Esta bien - me respondio acercandose mas a mi - puedes pensarlo todo lo que quieras - su rostro estaba a tan solo centimetros del mio - pero si no lo haces por ellos, entonces hazlo por mi. Te necesito aqui a mi lado, ya no podria vivir sin estar un minuto mas contigo.
Sentia su aliento tan cerca, mi corazon saltaba desbocado, no podia concentrarme en nada mas que en su cercania. Mi mente estaba confundida, no sabia que era lo que queria hacer, retrocedi medio paso y me encontre con la puerta del carruaje, en pequeño golpe me hizo reaccionar un poco.
- Si! - dije con un pequeño grito, mientras me alejaba un poco mas de Klaus.
El tenerlo cerca hacia que mis pensamientos se volvieran confusos, queria poder pensar con clariadad sobre lo que acababa de hacer.
- Aceptas? - me dijo sorprendido.
- Si - le dije sonriendo, luego rapidamente me sonroje por lo que estaba apunto de decir. Me acababa de dar cuenta de la razon por la que acepte sin pensarlo mas - por ti, no puedo alejarme de ti. El solo hecho de pensarlo me duele, no podria irme ni aunque quisiera, desde el momento en que te vi estaba unida a ti. Jamas me ire, al menos hasta que tu ya no me quieras aqui - agregue bajando la cabeza.
- Eso nunca pasara - me respondio dulcemente, poniendo un dedo debajo de mi barbilla y levantando mi cabeza - te quiero junto a mi para siempre.
Yo solo podia sonreir, no cabia tanta felicidad en mi, estaba con la persona que mas amaba en este mundo. Estaba segura de que nunca nada nos separaria y que ahora podiamos estar juntos.
- Ha si y me olvidaba decirte un pequeño detalle - me dijo sonriendo
- Si? Como cual? - le pregunte un poco alarmada.
- Tu no seras un simple guardia - me respondio con una nota de orgullo y ternura en su voz.
- Ha no? - le pregunte un poco perpleja, como se suponia que iba a pertenecer a los Vulturi entonces?
- No - me respondio - el estar conmigo, me refiero al hecho de ser mi pareja por asi decirlo, te da derecho a pertenecer al clan. Eso sin contar que fuiste convertida otra vez, por mi. Y como ya te dije tengo el linaje directo con Aro, asi que por lo tanto eres un Vulturi de sangre como yo.
- Que? - le pregunte sin poder creer lo que me estaba diciendo - y si soy un Vuturi, entonces por que me preguntaste si queria unirme?
- Simplemente por el hecho de que no queria que te vieras forzada a unirte por obligacion - me respondio tranquilamente - no me gustaria que te vieras atada a nosotros. Y eso nos lleva otra vez a tu sorpesa.
Me habia olvidado totalmente de eso, ni me acordaba donde estabamos, y ahora si que no entendia cual era exactamente la sorpresa. Para mi habia sido suficiente con toda esta informacion que crei que esto era a lo que se referia, para mi al menos habia sido una gran sorpresa.
- Y que se supone que es? - le pregunte ya cansada de tantos sobresaltos - pense que todo esto lo era.
- No, y sinceramente crei que ya lo habrias adivinado - me respondio riendo como si todo fuera tan obvio - ademas, mas que una sorpresa es un pequeño regalo.
- Lo siento, pero mi capacidad de deduccion esta algo oxidada - le respondi un poco irritada.
- No necesitas deducir nada - me respondio colocando un mechon de cabello detras de mi oraja - la respuesta esta frente a ti.
Sinceramente tantas vueltas ya me tenian cansada y me estaba comenzando a molestar, era por esto por lo que no me gustaban las sorpresas. Pero entonces segui la direccion de su mirada y cai en cuenta, como podia haber sido tan ciega. No podia creer que no me hubiera dado cuenta antes.

5 comentarios:

♥Isa...Cullen! dijo...

hahahaah De que rayos fue lo que no se dioo cuentaaa!!

hahahha quieroo saberlaaaaa yaaa Publica prontoo que me tiens de los nervios hahahhahaha

Eres exelentee y mas por dejarnos con la intrigaaa!1

Cuidate kiss!

Y publica prontoo sip!

Rosemmett dijo...

waa.....
de pensar qee tengo qe esperar hasta la prooxima semana.. porfa publiiqa antes de qe te vallas..porfa.. porfa.. di qe qe no se diio cuenta...

Vaal<3 dijo...

de que no se ha dado cuenta?
aaah u.u
me dejastes con la duda!!
malaaX:
pblicaaprontoo pliss XDD
cuidatee bss; val<3

Geraldine dijo...

por faaa
antes de q te vallas
publicaaa
qiero saber q ess ???
no creo poder aguantasr 1 semana masss
Suprr tu blog
bye

Anónimo dijo...

ay nooo!!! toy enojada jum
xke xke xke eres tan mala
ii me dejas bueno nos dejas kon la intrigaa
xfa publik ke me muero x saber de
ke no se abia dado kuenta
chaoo kuidate